• 5 errores típicos que a partir de ahora no vas a cometer más

    ¿Te cuesta empezar a hablar o escribir en inglés? Si no es tu idioma nativo y no estás acostumbrado a hablar en otro idioma es muy probable que sí, ¿verdad? Si es ese el caso, no te preocupes y lee bien lo siguiente.
    Lo más importante es que no te preocupes por tu acento.
    La idea es simplemente que te hagas entender y que puedas comunicarte con la gente, no hace falta parecer el doble de Hugh Grant o Julia Roberts. Además, ¿has escuchado alguna vez una persona de habla inglesa hablar tu idioma?
    Ya ves entonces que todos tenemos el mismo problema. Muchas veces ni llegamos a cometer errores porque nos da vergüenza hablar o escribir en inglés, porque pensamos que nuestro acento no se va a entender, porque queremos decir una cosa con esa misma palabra que desafortunadamente no sabemos en el otro idioma, o por mil y una razones. Realmente es una pena, porque solo practicando y cometiendo errores puedes mejorar tu nivel del idioma y evitarlos la próxima vez.

    Para ayudarte te enseñamos los 5 errores más comunes, así ya podrás evitarlos y lanzarte al mundo del inglés con un poco más de seguridad.

    1. Its o it’s

    Cierto, hablando no se nota la diferencia entre “its” e “it’s”, pero imagínate que tienes que contestar en inglés a un correo de trabajo, ahí puede quedar muy mal usar el “it-s” equivocado. “It’s” viene de “it is” y traducido sería “esto es/está”, mientras que “its” es un adjetivo posesivo, que significa “su”. Así que, mejor si escribes “It’s ten o’clock now and I’ve been waiting for you all morning.” y “I really like this flower, its colours are beautiful”.

    1. Always y Never

     Las dos palabras son bastante cortas y se refieren al tiempo, sin embargo son opuestas, así que ¡ojo! “always” significa “siempre” y “never” es “nunca”. Te podrá parecer una explicación innecesaria, pero a la hora de hablar, hay personas que lo confunden debido a su lengua nativa. Si por ejemplo te despides del amor de tus vacaciones de verano, mejor no le digas “I will always forget you” (Literalmente: te olvidaré siempre), aunque solo haya sido un verano, mejor no ser tan directo 😉

    Lo puedes recordar fácilmente si recuerdas que “never”, empieza con la N igual que “nunca”, si te recuerdas de esta regla tampoco te equivocarás con “always”.

    1. Beach no B*tch

    Este error puede ser un poco embarazoso, pero don’t worry!, casi todos nos hemos confundido con la pronunciación de esta palabra. Aunque no lo parezca, si pronuncias la “i” más corta o más larga, hace una diferencia de significado bastante considerable. Si te encantan las playas maravillosas con el mar transparente, es “Beach” ([bi:tʃ]) con la pronunciación “ea” que sería como una “i” más larga. “I love the beautiful beaches here!” Si lo dices con la “i” más corta es muy probable que te encuentres con unas caras bastante desconcertadas…

    1. Pepper y Paper

     Las dos palabras contienen casi las mismas letras, así que se pueden confundir si no prestamos atención. “Pepper” [ˈpepəʳ,] es  pimienta, mientras que “paper” [ˈpeɪpəʳ] significa papel. En el día a día puedes perfectamente decir “Can you pass me the pepper, please” igual que “Can you pass me the paper, please”.

    1. Watch o See

    Watch” y “see” son dos de las palabras que más se confunden. Las dos palabras se refieren a la misma acción, pero con distintos matices. “Watch” se usa por ejemplo cuando ves una serie o una película: “This is a great movie, I have to watch it”. Mientras que “see” expresa lo que percibes delante de ti con la vista: “I can see his house, we’re finally there!”.

     

     

     

  • Cómo superar la primera semana en un nuevo trabajo

    No importa si es el primer trabajo de tu vida o si ya llevas tiempo en el mercado laboral. La primera semana siempre es una semana “especial”, por así decirlo. No conoces a nadie, todavía no tienes ninguna rutina de tus tareas, quizá hay cosas nuevas que aprender. Justamente por eso es importante quedar bien la primera semana y a continuación verás cómo:

    Haz tus deberes

    Si los nervios te lo permiten, fíjate ya en la entrevista cómo es el ambiente en tu futuro nuevo puesto. Cómo van vestidos, si hay un código de vestimenta, si es un ambiente más business o más familiar, etc. Así no le darás tantas vueltas la noche previa de tu primer día con preguntas como “¿cómo me visto?” o “¿cómo tengo que dirigirme a mis compañeros?”

    El primer paso

    El primer paso por supuesto es salir por la puerta de tu casa, y si es posible, ¡a tiempo! El primer día y también en las primeras semanas es mejor llegar puntual. Aunque parezca que tu nuevo jefe es bastante flexible con el tema del horario, al principio siempre es mejor dar una buena impresión y no parecer un poco irresponsable ya desde el primer día.

    Socializa

    El mejor momento para conectar con tus nuevos compañeros de trabajo es al principio. Si ya llevas un mes y sigues diciendo “Hola, ¿qué tal? ¿Cómo te llamas por cierto?” con cara de “Nunca te he visto”, puede quedar mal. Mientras que al principio es mucho más fácil, eres nuevo/a, todo el mundo querrá saber quién eres, de dónde vienes etc., así que aprovecha. Una vez que ya estés más integrado te quedará siempre tiempo para esos días en los que no quieres hablar con nadie y simplemente no te apetece sonreír.

    job2

    ¿No lo sabes? ¡No pasa nada!

    Aprovecha las primeras semanas, es normal si entras en un nuevo puesto que tengas preguntas, porque al final cada empresa tiene sus maneras y estrategias propias de realizar ciertas tareas. Así que todo lo que no sepas o no entiendas, ¡pregúntalo! Y recuerda también apuntártelo, aunque parezca fácil de recordar, mejor tenerlo anotado. En las primeras semanas tendrás mucha información nueva y siempre queda mejor revisar tus propios apuntes en vez de preguntar constantemente a los compañeros.

    La hora de comer

    La hora de comer es el mejor momento para conocer a tus nuevos compañeros. Comprueba si hay una cocina para comer, o si van todos fuera. De todas formas, a la hora de comer no necesariamente todo el mundo querrá hablar de trabajo. Es el momento perfecto para conocer mejor a tus nuevos compañeros, ver qué intereses tienen, si te pueden indicar los sitios más interesantes de la zona, etc.

    Prepara tu inglés

    Puede que tu puesto en sí no tenga nada que ver con los idiomas. Pero en el ámbito laboral siempre es mejor saber por lo menos lo básico en inglés. Puede darse el caso, por ejemplo, de que tengas compañeros de otros países. Para no excluirles, o para evitar que te excluyan al ser tú el nuevo, es mejor que repases un poco el inglés. En la mayoría de los casos, en ámbitos internacionales, se llega al acuerdo de hablar en inglés con personas del extranjero, aunque no sean de ningún país de habla inglesa. O imagínate que tienes que trabajar a nivel internacional, ¡seguro que negocias mejor en inglés que en chino! 😉